Todo Lo Puedo En Cristo Que Me Fortalece

Todo Lo Puedo En Cristo Que Me Fortalece

Filipenses 4:11–13 12 Sé vivir humildemente, y sé tener abundancia, en todo y por todo estoy enseñado, tanto para estar saciado como para tener hambre, tanto para tener abundancia como para padecer necesidad. 13 Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.

Preparación

Aquí tienes una reformulación del texto:

1. Lee los siguientes pasajes de la Biblia y reflexiona sobre ellos mientras oras:

– Filipenses: En esta carta, Pablo agradece a los santos en Filipos por su apoyo y les anima a permanecer unidos y fieles a Cristo.

– Colosenses 1: Pablo recuerda a los santos en Colosas que la redención solo se encuentra en Jesucristo.

– Colosenses 2:1–8, 16–23; 3; 4: Enseñanzas de Pablo para los creyentes colosenses sobre cómo vivir como elegidos de Dios y desarrollar ciertos atributos.

– Filemón: Pablo alienta a Filemón a perdonar a Onésimo, un esclavo que había escapado.

Recuerda meditar en estos pasajes bíblicos y dirigir tus oraciones hacia ellos.

Recomendación de lectura: Para profundizar en el estudio de las Escrituras y comprender mejor el significado de la frase “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”, se sugiere consultar la guía titulada “Pablo, Epístolas de: Filipenses, Colosenses, Efesios, Filemón y Hebreos”. Esta valiosa herramienta se encuentra disponible en la página 157.

Sugerencia pedagógica: Es posible que el esquema de la lección o los pasajes bíblicos seleccionados contengan más contenido del que se puede cubrir en clase. Al preparar cada lección, es importante decidir, a través de la oración, qué doctrinas y principios serán más beneficiosos para los estudiantes. Planifica utilizar estos temas primero y enseñar otras partes de la lección si hay tiempo suficiente disponible. Sin embargo, al enseñar, debemos estar atentos al Espíritu Santo y ser lo suficientemente flexibles como para cambiar nuestros planes si Él nos guía a hacerlo (Consulte La enseñanza: el llamado más importante , pág. 122).

¿Qué enseña la Biblia en Filipenses 4:13?

Filipenses 4:13 Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.

Fortalecido en Cristo, todo lo puedo

Si lo prefieres, puedes utilizar la siguiente actividad (o una de tu elección) para iniciar la lección.

En el Artículo de Fe Nº 13, se mencionan varias palabras clave que describen los atributos que debemos cultivar en nuestra vida como creyentes. Estas palabras incluyen ser honrados, verídicos, virtuosos y dignos de alabanza. En nuestro caminar cristiano, es importante tener estas cualidades presentes en nuestras acciones y actitudes diarias. Ser honrados implica vivir con integridad y sinceridad en todo momento. La verdad debe ser un valor fundamental en nuestras vidas, siempre buscando la honestidad tanto con nosotros mismos como con los demás. Asimismo, debemos aspirar a vivir una vida virtuosa, siguiendo los principios morales y éticos establecidos por Dios en su Palabra. Finalmente, debemos esforzarnos por ser dignos de alabanza ante Dios y ante nuestros semejantes mediante nuestras acciones rectas y justas.

Estas palabras claves nos recuerdan la importancia de buscar constantemente la excelencia moral y espiritual en nuestra relación con Dios y con aquellos que nos rodean. Al practicar estos valores fundamentales, podemos reflejar el carácter de Cristo en nosotros mismos e impactar positivamente a quienes nos rodean.

• ¿En qué documento de fe se encuentran estas palabras? (Si los miembros de la clase no lo saben, pídales que busquen en los Artículos de Fe, que están al final de la Perla de Gran Precio). Redacta esta pregunta utilizando tus propias palabras sin expandir el tema. Solo se requiere texto original y nada más. Escribe en español para Perú.

Cuando los estudiantes hayan respondido correctamente, pídale a uno de ellos que recite o lea el artículo. Luego, solicítele que vuelva a recitar la primera mitad del texto hasta llegar a donde menciona “la admonición de Pablo”. Asegúrese de utilizar sus propias palabras y no ampliar el tema.

La “admonición de Pablo” se refiere a una frase que el apóstol Pablo escribió en una de sus cartas. Esta frase se encuentra en la Biblia, específicamente en Filipenses 4:13. En este versículo, Pablo afirma que puede hacer todas las cosas a través de Cristo quien le fortalece.

Solicite a los miembros de la clase que busquen Filipenses 4:8 y lo comparen con el Artículo de Fe Nº 13. Explique que cuando José Smith mencionó la enseñanza de Pablo en el decimotercer Artículo de Fe, se refería a Filipenses 4:8, parte de una carta escrita por Pablo a los santos en Filipos. En esta lección hablaremos sobre esa carta y las cartas que Pablo escribió a los colosenses y Filemón mientras estaba encarcelado en Roma. Estas cartas nos hablan acerca de los atributos que debemos esforzarnos por desarrollar como fieles seguidores de Jesucristo.

El Poder de Cristo en Mí: Un Análisis y Aplicación Bíblica

Al compartir los siguientes pasajes bíblicos, invitemos a los miembros de la clase a reflexionar sobre cómo se aplican en nuestras vidas hoy en día, al igual que lo hacían con los santos en tiempos de Pablo. Motivémosles a compartir experiencias personales relacionadas con los principios presentes en las Escrituras.

El poder de Cristo me fortalece en todo

Examina la carta que Pablo escribió a los filipenses. Solicita a algunos miembros de la clase que lean en voz alta los versículos específicos que hayas elegido.

Cuando Pablo envió su carta a los filipenses, se encontraba en prisión en Roma. Los miembros de la Iglesia reaccionaron de diferentes maneras ante esta situación. Algunos se sintieron inspirados al ver la valentía y el compromiso de Pablo a pesar de estar encarcelado. Esto les dio fuerzas para seguir sirviendo al Señor con determinación y confianza.

El ejemplo de Pablo también les recordó que no están solos en sus luchas y dificultades. Saber que otros han pasado por pruebas similares y han salido victoriosos les brindó consuelo y esperanza.

You might be interested:  Hora actual en Madrid, España

• ¿A qué exhortó Pablo en Filipenses 2:2–3 a los miembros de la Iglesia? ¿De qué manera deben los miembros de la Iglesia ser “unánimes”? (Véase Filipenses 1:27; 2:14–15.) ¿Por qué a veces hacemos las cosas por “vanagloria”? ¿Por qué piensan que Pablo aconsejó en contra de hacer las cosas por ese motivo? ¿Por qué es importante que no pensemos que somos mejores que otras personas? (Véase D. y C. 38:24–26.)

¿Cuáles fueron las enseñanzas de Pablo en Filipenses 2:5-8 sobre Jesús? ¿Cómo nos mostró Jesús el ejemplo perfecto de humildad y sumisión a la voluntad de Su Padre? (Ver Juan 8:29). ¿Qué podemos hacer para cultivar una actitud más humilde y sumisa hacia la voluntad de nuestro Padre Celestial?

Cuando Pablo les dijo a los Filipenses que se “ocuparan en su salvación con temor y temblor”, quiso decir que debían tomar su relación con Dios muy en serio. No se trata solo de creer, sino de vivir una vida comprometida y obediente a sus mandamientos. Debemos tener un profundo respeto por la gracia que hemos recibido y trabajar diligentemente para crecer espiritualmente. Esto implica reconocer nuestra dependencia total de Cristo y confiar en su fortaleza para superar cualquier obstáculo o tentación que enfrentemos. Al hacerlo, experimentaremos el poder transformador de Dios en nuestras vidas y nos acercaremos cada vez más a la plenitud de nuestra salvación.

El presidente David O. McKay nos enseñó que cuando se nos exhorta a “ocuparnos en nuestra salvación”, significa que debemos demostrar nuestra fe a través de nuestras acciones y esfuerzos obedientes. Sin embargo, también debemos ser conscientes de que depender únicamente de nosotros mismos puede llevarnos al orgullo y la debilidad, lo cual resultará en fracaso. Por eso, con humildad y reverencia, debemos buscar la fortaleza y gracia de Dios para obtener la inspiración necesaria y alcanzar la victoria final en nuestro camino hacia la salvación.

Pablo les dio constantemente a los filipenses el consejo de encontrar gozo y regocijo en el Señor. Pero, ¿cómo podemos lograr esto? Es importante reflexionar sobre cómo podemos experimentar alegría genuina en nuestra relación con Dios.

En la carta a los Filipenses, Pablo les compartió que había renunciado a todo por amor a Cristo (Filipenses 3:7-8). ¿Qué fue lo que sacrificó exactamente? Y más importante aún, ¿por qué es relevante para nosotros hacer sacrificios por causa de Cristo? Estas preguntas son respondidas en el pasaje de Filipenses 3:9-12.

El profeta José Smith enseñó que una religión verdadera requiere el sacrificio de todas las cosas para poder tener la fe necesaria para obtener la vida y la salvación. Desde tiempos antiguos, se ha comprendido que es imposible alcanzar esa fe sin renunciar a todo lo terrenal.

¿Cómo podemos experimentar la paz de Dios que se menciona en Filipenses 4:7? En este pasaje, se nos insta a no preocuparnos por nada, sino a presentar nuestras peticiones a Dios con gratitud. Cuando confiamos en Él y entregamos nuestras preocupaciones, encontramos esa paz que sobrepasa todo entendimiento. ¿Has sentido alguna vez esa paz divina en tu vida?

¿Cómo podemos aplicar el consejo de Pablo que se encuentra en Filipenses 4:8? (Véase también el Artículo de Fe Nº 13.) ¿Qué bendiciones recibimos al seguir esta advertencia? Descubre cómo poner en práctica estas enseñanzas y las recompensas que nos esperan.

Pablo declaró en Filipenses 4:13 que puede hacer todas las cosas a través de Cristo, quien le da fortaleza. Nos preguntamos cómo Pablo llegó a tener este testimonio de confianza en Cristo y cómo hemos experimentado nosotros mismos el poder de Cristo en nuestras vidas.

La fortaleza que encuentro en Cristo me capacita para todo

En el libro de Colosenses 1, se nos presenta la situación en la que los santos de la ciudad de Colosas estaban siendo influenciados por enseñanzas que minimizaban la importancia del Salvador y enfocaban su atención en observar ordenanzas y adorar a los ángeles como medio para alcanzar la perfección. Pablo, en su carta a los colosenses, les advierte sobre estas enseñanzas y les exhorta a mantenerse “fundados y firmes” (Colosenses 1:23; también ver Colosenses 2:5-7) en el conocimiento de que solo Cristo es quien trae redención. Es importante recordar esta advertencia de Pablo para no caer en prácticas religiosas vacías o creencias erróneas, sino aferrarnos al poderoso amor y salvación que encontramos únicamente en Cristo Jesús.

Estas verdades eran fundamentales para los colosenses porque les ayudaban a comprender quién era realmente Jesús y cuál era su papel en sus vidas. Al entender que Cristo es Dios encarnado, podían confiar plenamente en Él como su Salvador y Señor.

El conocimiento de estas verdades también tenía un impacto directo en su forma de vivir. Saber que todo lo pueden hacer en Cristo que los fortalece les daba una gran confianza y seguridad. Ya no tenían miedo ni se sentían limitados por sus propias fuerzas, sino que confiaban en el poder sobrenatural de Jesús para enfrentar cualquier desafío o dificultad.

Además, este conocimiento influyó en su testimonio personal sobre Jesucristo. Al tener una comprensión clara de quién era Él, podían compartir con convicción las buenas nuevas del evangelio con otros. Su vida reflejaba el impacto transformador del amor y la gracia salvadora de Jesús.

¿Cuál es la bendición que podemos recibir de nuestro Padre Celestial como herencia de los santos? (Colosenses 1:12; 2 Nefi 9:18; D. y C. 50:5). ¿Quién nos permite obtener esta herencia? (Colosenses 1:12–14). ¿Qué debemos hacer para ser dignos de recibirla? (Colosenses 1:10–12; 2 Nefi 9:18; Alma 5:51; D. y C. 50:5).

¿Cuál era el mensaje que Pablo quería transmitir cuando instó a los colosenses a mantenerse “fundados y firmes” en el Evangelio? (Ver Colosenses 1:23.) ¿Qué hace que algunas personas sean “de la esperanza del evangelio”? (Colosenses 1:23.) ¿Cómo podemos fortalecer nuestro testimonio?

La fortaleza en Cristo: Mi poder para todo

Examinemos Colosenses 2:1-8, 16-23; 3; 4. Solicitemos a algunos miembros de la clase que lean en voz alta los versículos seleccionados.

Pablo deseaba que los creyentes estuvieran unidos en amor y conocimiento de Dios Padre y Jesucristo. ¿Cómo podemos lograr esto en nuestra comunidad o iglesia local?

• ¿Qué implica estar “arraigados y sobreedificados” en Cristo? (Ver Colosenses 2:7.) ¿Cómo podemos arraigarnos en Cristo? ¿De qué manera puede ayudarnos el hecho de estar “arraigados y sobreedificados” en Cristo durante los momentos difíciles? (Si lo prefieres, puedes comparar un árbol con raíces cortas y superficiales con uno que tenga raíces largas y profundas. Discute cuál de los dos árboles tiene más posibilidades de sobrevivir a pruebas como tormentas o sequías).

You might be interested:  Alivio rápido del dolor de estómago

• ¿Cuáles son los rasgos de los “escogidos de Dios” que se mencionan en Colosenses 3:12-15? (Anote las respuestas de los miembros del grupo en la pizarra.) ¿Cómo nos ha dado Jesucristo el ejemplo en relación a estos atributos? (Pida a los miembros del grupo que piensen en ejemplos específicos donde Jesús demostró cada uno de estos rasgos). ¿Qué podemos hacer para desarrollar más completamente estos rasgos?.

¿Cómo podemos permitir que la palabra de Cristo more en nosotros, como nos enseñó Pablo? (Colosenses 3:16-17; D. y C. 1:37; 18:34-36). ¿De qué manera los himnos pueden fortalecer nuestra comprensión y testimonio de la palabra de Cristo? ¿Qué podemos hacer para aprovechar mejor los himnos y otra música sagrada?

En una conferencia, el élder Dallin H. Oaks enfatizó la importancia de utilizar los himnos en nuestra vida diaria para conectarnos con el Espíritu del Señor y fortalecernos mutuamente al enseñar y aprender doctrina. Él nos animó a incorporar más música en nuestras actividades misionales, clases del Evangelio, reuniones de quórum, noches de hogar y visitas familiares. La música es una forma ferviente de adoración hacia nuestro Padre Celestial y Su Hijo Jesucristo, por lo tanto debemos recurrir a los himnos siempre que necesitemos inspiración y fortaleza espiritual (véase Liahona , enero de 1995, pág. 13).

Pablo enfatizó en varias ocasiones la importancia de tener gratitud (Colosenses 2:7; 3:15, 17). ¿Por qué es tan relevante ser agradecidos? ¿De qué manera podemos expresar nuestra gratitud hacia nuestro Padre Celestial y Jesucristo en todas las circunstancias? Descubramos juntos cómo demostrar aprecio sincero por todo lo que han hecho por nosotros.

El poder de Cristo para fortalecerme en todo

Vamos a estudiar la carta de Pablo a Filemón. Pídele a algunos estudiantes que lean en voz alta los versículos que hayas seleccionado. Explica que Pablo escribió una carta personal a Filemón, quien era miembro de la Iglesia de Colosas, acerca de Onésimo, el esclavo de Filemón. Onésimo había robado a su amo y huido a Roma, donde se encontró con Pablo y se convirtió al cristianismo. Pablo le pidió a Filemón que perdonara a Onésimo y lo recibiera como un hermano en Cristo.

Al leer la carta de Pablo a Filemón, podemos aprender valiosas lecciones. En primer lugar, vemos el amor y la compasión que Pablo tenía hacia su amigo Filemón. A pesar de las circunstancias difíciles, Pablo no buscó venganza ni resentimiento, sino que mostró un espíritu perdonador.

Además, podemos ver cómo Pablo reconoció el poder transformador del evangelio en la vida de Onesíforo. Él entendió que a través de Cristo, todas las personas pueden experimentar una renovación completa y ser liberadas del pasado.

También aprendemos sobre la importancia de tratar a los demás con dignidad y respeto. Pablo insta a Filemón a recibir nuevamente a Onesíforo como hermano en Cristo y no solo como esclavo fugitivo. Esto nos enseña que todos somos iguales ante Dios y debemos tratar a los demás con justicia e igualdad.

¿Cómo evidenció Pablo su respeto por la libre voluntad de Filemón? (Ver Filemón 1:14.) ¿De qué manera demostró Pablo su compromiso con el bienestar de Onésimo?

¿Qué enseñanzas podemos extraer de esta carta en relación al poder del Evangelio para transformar nuestras relaciones humanas? (Ver Filemón 1:16). ¿Cómo ha impactado el Evangelio tus relaciones con las personas que te rodean?

Fortalecido en Cristo, todo lo puedo

Comparta la importancia de cultivar los atributos que nos acercan más a Jesucristo, como se menciona en las cartas de Pablo a los filipenses, colosenses y Filemón. Anime a los miembros del grupo a leer Filipenses 4:8 y Colosenses 3:12-15, y elegir uno de estos atributos para desarrollarlo durante esta semana.

¿Cuál es el de Filipenses 4:14?

En primer lugar, quiero agradecerles por su apoyo durante mi tribulación. Fue realmente valioso contar con su participación en ese momento difícil. Además, ustedes, los filipenses, saben muy bien que al comienzo de la predicación del evangelio, cuando me fui de Macedonia, ninguna otra iglesia estuvo dispuesta a colaborar conmigo en términos de dar y recibir; solo ustedes lo hicieron.

Ahora pasemos a la lista aparte:

– Agradezco sinceramente a los filipenses por estar junto a mí durante mi tribulación.

– Es importante destacar que ninguna otra iglesia se unió para brindarme ayuda económica mientras estaba predicando el evangelio después de dejar Macedonia.

– Solo los filipenses fueron generosos y estuvieron dispuestos tanto a dar como a recibir en esta labor.

– Su apoyo fue fundamental para continuar con la difusión del mensaje evangélico.

– Me siento bendecido y honrado por tenerlos como compañeros fieles en este viaje espiritual.

Sugerencias adicionales para la enseñanza: Fortaleciéndome en Cristo

El siguiente contenido complementa las recomendaciones para el desarrollo de la lección. Si lo prefieres, puedes utilizar uno o más de estos conceptos como parte de tu clase.

La relación entre padres e hijos: Un vínculo fundamental

Solicite a uno de los estudiantes que lea en voz alta Colosenses 3:20-21. Este pasaje nos recuerda la importancia de obedecer y honrar a nuestros padres, ya que esto es lo correcto delante del Señor. En el contexto peruano, esto significa respetar y valorar a nuestras madres y padres como una muestra de gratitud por todo lo que han hecho por nosotros.

En las enseñanzas de Pablo, se destaca la importancia de las obligaciones que existen entre padres e hijos. Según él, los hijos tienen la responsabilidad de honrar y obedecer a sus padres. Esto implica mostrarles respeto y gratitud por todo lo que han hecho por ellos.

Por otro lado, los padres también tienen una obligación hacia sus hijos. Deben criarlos en el temor del Señor, brindarles amor incondicional y guiarlos en el camino correcto. Es su deber proveer para sus necesidades físicas, emocionales y espirituales.

Para mejorar la relación entre padres e hijos en nuestra familia, podemos comenzar por fomentar una comunicación abierta y sincera. Escuchar activamente a nuestros hijos les hará sentirse valorados y comprendidos. Además, debemos establecer límites claros pero flexibles para promover un ambiente seguro y saludable.

Asimismo, es importante pasar tiempo de calidad juntos como familia. Realizar actividades recreativas o participar en proyectos comunes fortalece los vínculos afectivos.

Finalmente, recordemos siempre orar unos por otros como familia. La oración nos acerca a Dios y nos ayuda a encontrar sabiduría para enfrentar cualquier desafío que podamos tener en nuestras relaciones familiares.

You might be interested:  Eliminar la gripe en un día

2. “A Cristo el Señor servís” (Colosenses 3:24)

Solicita a un estudiante que lea en voz alta Colosenses 3:23-24. Este pasaje nos recuerda la importancia de hacer todo nuestro trabajo con diligencia y dedicación, como si lo hiciéramos para el Señor mismo. Nos dice que, al hacerlo, recibiremos una recompensa del Señor, quien es nuestro verdadero Maestro y Salvador. Esto significa que no importa cuál sea nuestra tarea o responsabilidad, debemos abordarla con entusiasmo y excelencia porque estamos sirviendo a Dios a través de ella. Nuestro objetivo final debe ser glorificar a Dios en todo lo que hacemos y confiar en su fortaleza para cumplir nuestras tareas diarias.

¿Cómo podemos aplicar las enseñanzas de Pablo en estos versículos a nuestra vida diaria? ¿De qué manera cambiaría nuestra forma de servir si adoptamos esta actitud?

El mensaje de Filipenses 4:13 sobre el manejo emocional

En Filipenses 4:13, encontramos un versículo poderoso que nos habla sobre el control de nuestras emociones y la fortaleza que podemos obtener en Cristo. Este pasaje nos enseña que no importa cuáles sean las circunstancias o desafíos a los que nos enfrentemos, podemos encontrar fuerza y capacidad para superarlos mediante nuestra relación con Dios.

Cuando decimos “todo lo puedo en Cristo”, estamos reconociendo que nuestra confianza y dependencia están puestas en Él. No se trata de una afirmación arrogante o egocéntrica, sino más bien de reconocer humildemente que es a través del poder divino de Cristo en nosotros que somos capaces de enfrentar cualquier situación.

Este versículo también nos invita a reflexionar sobre cómo manejamos nuestras emociones. A menudo, las situaciones difíciles pueden generar miedo, ansiedad o tristeza en nosotros. Sin embargo, al recordar esta verdad bíblica, podemos encontrar consuelo sabiendo que no estamos solos y tenemos acceso a la fortaleza sobrenatural para mantenernos firmes ante las adversidades.

¿Cómo puedo encontrar fortaleza en Cristo?

Filipenses 4:13-15 (RVC) dice: “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece. Sin embargo, hicieron bien en participar conmigo en mi tribulación”.

Aquí hay una lista de cosas que podemos hacer en Cristo, quien nos fortalece:

1. Superar cualquier obstáculo o dificultad.

2. Enfrentar los desafíos diarios con valentía y confianza.

3. Perseverar a pesar de las pruebas y tribulaciones.

4. Mantenernos firmes en nuestra fe incluso cuando enfrentamos persecución o rechazo.

5. Amar y perdonar a aquellos que nos han hecho daño.

6. Cumplir nuestros propósitos y metas según la voluntad de Dios para nuestras vidas.

7. Ser testigos efectivos del amor y la gracia de Dios ante los demás.

8. Vencer cualquier adicción o hábito destructivo con el poder transformador de Cristo.

9. Experimentar paz interior incluso en medio del caos exterior.

10.Servir a otros con humildad y compasión.

Recuerda mantener presente esta verdad bíblica: “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”.

En Mateo 7:12, ¿qué enseña la Biblia?

12. La regla de oro: Trata a los demás como te gustaría ser tratado, ya que esto resume la ley y los profetas.

13. Elige sabiamente tu camino: Entra por la puerta estrecha, evitando la puerta ancha y el camino espacioso que lleva a la perdición, pues son muchos los que caen en ella.

14. No juzgues para no ser juzgado; sé compasivo y misericordioso con los demás.

15. Busca primero el reino de Dios y su justicia, confiando en que todas las cosas necesarias te serán añadidas.

16. Ama a tus enemigos y ora por aquellos que te persiguen, mostrando así el amor incondicional de Cristo.

17. Perdona a quienes te han hecho daño, liberándote del peso del resentimiento y abriendo espacio para sanar relaciones rotas.

18. Confía en Dios en todo momento, reconociendo que Él tiene un plan perfecto para tu vida y puede fortalecerte ante cualquier adversidad.

19. Cultiva una actitud de gratitud hacia Dios por todas las bendiciones recibidas, reconociendo su fidelidad constante.

20. Vive una vida llena de integridad moral y ética, siendo un testimonio vivo del poder transformador de Cristo en ti.

Recuerda siempre tener presente esta enseñanza bíblica: “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece” (Filipenses 4:13).

El de Filipenses 3:14

14 Sigo adelante hacia la meta, para alcanzar el premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús. 15 Por lo tanto, todos los que somos maduros en nuestra fe, debemos tener este mismo sentir; y si alguna vez sentimos algo diferente, confiemos en que Dios nos revelará su voluntad. 16 Pero mientras tanto, sigamos las mismas normas y tengamos un mismo propósito.

P.S. Queridos hermanos peruanos, recordemos siempre perseverar en nuestra fe y mantenernos enfocados en la meta que Dios nos ha dado. Confíen en Él para guiarnos y revelarnos su voluntad a medida que avanzamos juntos como comunidad de creyentes. Sigamos siendo firmes y unidos bajo una misma norma y propósito: glorificar a Dios con nuestras vidas.

P.P.S ¡Que la gracia de nuestro Señor Jesucristo esté con ustedes!

El mensaje de Mateo 11:28

28 Venid a mí todos los que están cansados y agobiados, y yo les daré descanso. 29 Tomad mi yugo sobre vosotros y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; así encontraréis descanso para vuestras almas. 30 Porque mi yugo es fácil y ligera es mi carga.

P.S. En estos versículos encontramos una invitación reconfortante de Jesús para aquellos que se sienten abrumados por las dificultades de la vida. Él nos ofrece su ayuda, prometiendo aliviar nuestras cargas pesadas y brindarnos descanso verdadero. Además, nos anima a aprender de él, siguiendo su ejemplo de humildad y mansedumbre. Si confiamos en él, encontraremos un camino más liviano para caminar en esta vida.

El de Mateo 28:20 en la Biblia

Enseñándoles a guardar todas las cosas que les he mandado, y he aquí, yo estoy con ustedes todos los días, hasta el fin del mundo.

Lista de cosas para guardar:

1. Amar a Dios sobre todas las cosas.

2. Amar al prójimo como a uno mismo.

3. Perdonar siempre y no guardar rencor.

4. Ser humildes y servir a los demás.

5. Practicar la paciencia en todo momento.

6. No juzgar ni criticar a los demás.

7. Orar constantemente y confiar en Dios.

8. Estudiar la Palabra de Dios para crecer espiritualmente.

9. Vivir una vida justa y honesta ante los ojos de Dios.

10.Buscar la voluntad de Dios en cada decisión que se tome.

Estas son algunas de las enseñanzas que debemos recordar y poner en práctica todos los días, sabiendo que podemos hacerlo porque Cristo nos fortalece en todo momento.

Recuerda: “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”.